Select Page

Después de la trilogía original de Sam Reimi, el reboot por parte de Marc Webb y varios intentos por resucitar la franquicia del mejor súper heroe de Marvel, llega Spider-man: Homecoming no como un reinicio de la franquicia, sino como un nueva bienvenida.

La película inicia con un detrás de cámaras de la misión que tuvo el nuevo Peter Parker en Capitán América: Civil War. Después de ello, el objetivo de Peter será el de demostrar primeramente a Tony Stark que es digno del traje de Spidy que este le dio y luego demostrarse a si mismo que es el verdadero Spider-man.

La cinta se siente con un tono ligero, transmitiendo la esencia de Peter de lo que es ser un chavo cursando la preparatoria pero a la vez tener super poderes. Muy alejado del melodrama que tuvo con Sam Reimi y mejorando bastante lo que Sony intentó realizar con el director de (500) Days of Summer.

Esta es el primer protagónico de Tom Holland como el arácnido. Ya lo habíamos visto en Civil War, pero era un pepel pequeño en comparación. Mantiene la misma dinámica y humor que en la cinta de los Vengadores, pero en aquella por estar en un espacio más corto de tiempo, pudo brillar más. En Spider-man: Homecoming, Holland a veces baja y sube mucho el acelerador por momentos y se pierde algo de la gracia que lo vimos en Civil War o por el contrario, sus chistes se ven algo forzados. Aunque en otras ocasiones si sale lo mejor de su personalidad. Es un sube y baja que tiene más aspectos positivos que negativos.

La cinta es dirigida por el desconocido John Watts que hasta antes de esta cinta solo había dirigido Coche policial y el El payaso del mal. Toda la experiencia que tiene además de eso viene de la televisión.

Y no lo hace mal. Mantiene el flujo de la película en buen puerto y nunca deja bajar el ritmo a un nivel de aburrimiento que perjudique la película.

Nota aparte merece la edición. Esto estuvo en responsabilidad de Debbie Berman y Dan Lebental. Las peleas están excelentemente bien filmadas y por ningún momento se pierde la acción de los personajes ni marea al espectador. Esto es un logro tremendo, ya que por la manera de pelear de spider-man trepando sobre las paredes y moviéndose a un ritmo vertiginoso, era muy fácil aplicar una edición acelerada y de corte por segundo para tapar las deficiencias.

Michael Keaton está bastante correcto como el villano Vulture. Podemos conocer las intenciones de sus actos, todo pensando en su familia. Pero cae en el área gris que no es mal antagonista pero tampoco quedará grabado en la memoria.

Pienso que la esencia de la película lo resumen la canción Blitzkrieg Bop de los Ramones. Esta rola sale un par de veces en el filme y es la perfecta combinación de rebeldía, juventud, inocencia y actitud punk que personifica el nuevo Peter Parker. Curiosamente Ramones es el grupo que también canta el tema original de Spiderman pero en su propio estilo. La imagen del grupo ya ha quedado ligada para siempre con el arácnido.

Spider-man: Homecomig, no se siente como un nuevo inicio de la franquicia, decisión totalmente acertada. Sino como una nueva integración. Así como Peter Parker desea pertenecer al grupo popular de su escuela, en su otra identidad como el arácnido quiere entrar al selecto grupo de Vengadores heróicos.

Pero Spider-man comprende el lugar al que pertenece. Su propio sitio en el olimpo de los súper héroes pero también el de ser un chico normal. Como nosotros.

Calificación: ***1/2 de 5

@prodigomx