Hace unos días escuchaba en una cápsula informativa de Rodrigo Pacheco, una entrevista al economista Paul Krugman. La pregunta obligatoria que los medios mexicano le hicieron fue ¿Por qué México no crece a un mayor ritmo del que se sabe que tiene potencial?

México ha crecido a un ritmo menor al 2.5% anual en toda la presidencia del saliente Enrique Peña Nieto ¿Por qué no puede llegar a niveles entre el 4-5% que una economía emergente tiene el potencial (y que el mismo presidente prometió con sus tan aclamadas reformas?

Por-qué-México-no-crece-económicamente-cómo-se-espera-de-él

Foto de Burak Kebapci

Paul Krugman menciona dos factores determinantes que detienen nuestro acelerador de prosperidad: un bajo nivel educativo y la eterna sombra de la inseguridad. Pero en mi opinión falta otra cosa más.

Estoy bastante de acuerdo con ambas deducciones que el Sr. Krugman dijo. Sobre todo lo referente a la inseguridad pública. Creo que respecto a la educación, que nos rezaga frente a muchos otro países en cuanto a docentes capacitados, al menos podemos tener control de nuestro destino en ese aspecto. Podemos superarnos por nosotros mismos, ser autodidactas y aspirar a más. El control es un poco más nuestro.

Pero eso no pasa con la inseguridad pública. No podemos controlar la libertad de otras personas deseosas que enriquecerse por medios ilícitos. A costa de cualquier cosa, incluso la vida de quienes se les pongan en frente. Y ese es un deber del Estado de garantizar la seguridad y que ha fallado estrepitosamente.

Pero otro detalle muy importante que observo y que no fue mencionado por el Sr. Krugman es el tipo de producciones y exportaciones que entregamos. Y creo que eso es algo básico para un crecimiento alto y constante.

En México somos reconocidos por exportas grandes cantidades y buena calidad de producción primaria. Todo lo relacionado a la pesca, la agricultura, la ganadería. Y últimamente el sector de servicios ha aumentado y es el que más ha aportado al crecimiento de PIB.

Pero eso no es suficiente. Su margen de ganancia es bajo comparado con otros tipos de producciones y eso nos impide crecer como podríamos hacerlo. De acuerdo al libro When Tech Meets Finance de Vicente Quezada, las ganancias de los productores de activos y de servicios son de 2 y 2.6 veces respectivamente. Mientras que los creadores de tecnología y los que administradores de redes sociales se llevan un margen de hasta 4.8 y 8.2 veces por cada uno.

¡Y eso es algo que no tenemos en este país! Nos hace falta crear nueva tecnología y sacar beneficio de ello. Es allí donde está la miel de la ganancia.

Me alegro mucho de noticias sobre representantes jóvenes mexicanos que ganan primeros lugares en olimpiadas y competencias de robótica, matemáticas, inteligencia artificial. Talento si hay. Pero es necesario que dicho talento sea aplicado y pueda generar valor económico. Que esos jóvenes con gran capacidad no se vayan y den todo su valor al extranjero sino que puedan aplicarlo aquí. Que tengan las maneras para desarrollar su talento y que le paguen bien por ello.

Es necesario que en México demos ese paso de ser reconocidos de ser grandes productores de activos (industria automotriz, acero, aluminio) y producción primaria y pasemos a crear tecnología relacionada al big data, IA y biotecnología. Esa va a ser la única manera donde podamos progresar y salir del bache donde nos encontramos.

–  @prodigomx