Select Page

damien chazelle whiplashLa tercera película del director Damien Chazelle, La La Land, está en boca de todos. Se habla de su dirección de actores y su suave y delicioso manejo de cámara. Pero poco se habla de un rasgo de él que puede ayudarte a mejorar como cineasta.

Es sobre su amor a la música y como aprender a tocarla le ayudó a ser un mejor director. Te invito a que sigas leyendo para explicarte eso.

De acuerdo a la página de la Wikipedia de Damien Chazelle, antes de entrar a la carrera de Artes Visuales, estudió batería para jazz en el Princeton Hight School. De allí se basó su historia para Whiplash con un profesor que tuvo.

Se dio cuenta que nunca iba a sobresalir como músico, por lo que decidió de lleno en estudiar cine. Pero lo que se quedó de su aprendizaje en música lo sigue aplicando en la dirección de sus películas. Para fortuna de nosotros como audiencia.

Y no me refiero al homenaje de Jazz en sus cintas. Sino que el estilo y el ritmo que aprendió al tocar un instrumento, al aplicarlo en sus historias audiovisuales salén cosas maravillosas.

Cuando entiendes el tempo de la música, puedes usar eso para manejar mucho mejor una secuencia. Que el ritmo de la escena vaya al paso de la música.

Si, como un videoclip.

Por favor, no menosprecies a los videos musicales, donde la imagen se hace esclava de la música. En una película no debe ser eso, pero si sujetarse para que todo se integre mejor.

Gracias a su conocimiento de la música, Damien Chazelle ha contado sus historias con mayor impacto

Leí en alguna ocasión que Sergio Leone primero le pedía crear las melodías a Ennio Morricone y después de eso, ya filmaba la secuencia. Justo el proceso contrario a como mayormente se hace. Primero filmas el guión y luego ya pones la música. Pero eso da un resultado disparejo, la música y la imagen no van de la mano, si la música fuera creada de antemano.

Además, la sensación de ritmo y como marcar el paso cuando aprendes un instrumento te ayuda editar la escena. A que sepas llevar mucho mejor la batuta en la secuencia de las imágenes.

En palabras de Jim Jarmusch, un director de cine, no sólo debe saber del séptimo arte, sino de cultura en general para nutrirse de sus historias. Pero en el caso de Damien Chazelle y en el tuyo para ser un mejor cineasta, aprender a tocar un instrumento y aplicar ese ritmo a tus historias te dará una ventaja invaluable.

Y el público te lo agradecerá.

También te puede interesar: ¿Quieres aumentar tu creatividad? Para Walter Murch, debes trabajar de pie.