Select Page

¿No tienes momentos en que lees un texto y sientes que algo “huele mal”? Estás sentado en tu escritorio, leyendo frente a tu computadora, o acostado en tu cama ante un libro de ficción narrativa. No importa el escenario, percibes una escritura muy floja o repetitiva. Cuando me sucede, siempre me he preguntado porque pienso eso de algunos textos. La razón es sencilla, no aprovechan el poder de la voz activa.

voz activa stephen king pródigo studio

La voz activa hace que tus escritos se sientan fuertes y den ganas de leerlos.

¿Qué es la voz activa? En una oración básica existen siempre el sujeto y el verbo. La voz activa es que el sujeto haga algo. Al contrario de la voz pasiva, que le hacen algo al sujeto.

En su libro Mientras Escribo, Stephen King le dedica buena parte de un capítulo a esta diferencia. Lo considera de enorme importancia para sobresalir entre miles de redacciones mediocres.

Esto es un ejemplo de lo que piensa de la voz pasiva:

Me parece que es una afición propia de escritores tímidos, igual que los enamorados tímidos tienen predilección por las parejas pasivas. La voz pasiva no entraña peligro. No obliga a enfrentarse con ninguna acción problemática. Basta con que el sujeto cierre los ojos y piense en Inglaterra, parafraseando a la reina Victoria. Creo, además, que los escritores inseguros también tienen la sensación de que la voz pasiva confiere autoridad a lo que escriben, y puede que hasta cierta majestuosidad. Supongo que es verdad, al menos en la medida en que puedan parecer majestuosos los manuales de instrucciones y los escritos jurídicos.

¿Estás de acuerdo con él?

La voz pasiva te da la sensación que sabes de lo que hablas. Pero no entres al engaño de esas arenas movedizas. La voz activa es la única que te podrá sacar de ellas.

Escribe el tímido: «La reunión ha sido programada para las siete». Es como si le dijera una vocecita: «Dilo así y la gente se creerá que sabes algo». ¡Abajo con la vocecita traidora! ¡Levanta los hombros, yergue la cabeza y toma las riendas de la reunión! «La reunión es a las siete». Y punto. ¡Ya está! ¿A que sienta mejor?

Atrévete a usar más la voz activa. A ser más directo y claro en lo que deseas decir.

Estos son ejemplos de la voz activa:

  • Alvaro sacará al perro a pasear. (En lugar de “El perro será sacado a pasear por Alvaro”).
  • María cocina un cortadillo que huele delicioso.
  • Jorge chocó frente a una patrulla de policía.

Fácil, claro, sencillo. La voz activa nos da autoridad en lo que deseamos expresar. Aunque no hay que encadenarnos en usarla siempre. La creatividad es fundamental para darle sabor a nuestros textos. Es bueno tener variaciones y jugar con ello. Pero es básico tener la voz activa como la mejor herramienta cuando afrontes esa página en blanco.

Inténtalo. Usa esa voz de mando, la voz activa para tus guiones, tus ensayos, los posts de tu blog y siente el poder que la palabra te da.

Si deseas ayuda para escribir tus textos web o los posts para tu blog o no tienes tiempo para pulirlos tú, comunícate con nosotros.. Con gusto te ayudamos a resaltar lo que quieras decir dentro de tantos textos promedios.

Deja tu comentario o envíanos un email en la sección de contacto.

No lo olvides ¡Piensa en imágenes!